Declaración conjunta sobre el retraso de la iniciativa de Gobierno Corporativo Sostenible de la Comisión Europea

Declaración conjunta sobre el retraso de la iniciativa de Gobierno Corporativo Sostenible de la Comisión Europea

La propuesta legislativa de la Unión Europea (UE) para la iniciativa de Gobierno Corporativo Sostenible, que incluye la obligatoriedad de la debida diligencia en materia de derechos humanos y medio ambiente para las empresas de la UE en toda su cadena de valor global, y la mejora de la rendición de cuentas de las empresas, se esperaba en diciembre, pero se ha vuelto a retrasar. Sin una indicación clara de cuándo se publicará este documento tan retrasado, los abajo firmantes nos unimos para garantizar que esta legislación esencial no se congele indefinidamente.

Las implicaciones de estos retrasos no son sólo administrativas: tienen graves consecuencias. Desde principios de 2020, el Centro de Recursos para Empresas y Derechos Humanos (BHRRC) se ha dirigido a empresas europeas más de 600 veces en respuesta a denuncias de abusos de los derechos humanos, y 500 de esos casos se produjeron fuera de Europa. Retrasar la regulación significa que los trabajadores y las comunidades más vulnerables del planeta -los que trabajan para fabricar nuestra ropa, nuestros alimentos, nuestros coches, teléfonos y todo aquello de lo que dependemos cada día- siguen sin garantías ni justicia.

Hay un gran apoyo a esta legislación: junto al 80% de los ciudadanos, los trabajadores, los gobiernos europeos, los sindicatos y las empresas e inversores responsables piden una legislación eficaz que introduzca la igualdad de condiciones para las empresas y la protección de los derechos de los trabajadores y las comunidades en toda su cadena de valor. Cada vez hay más consenso en que las medidas voluntarias no pueden provocar los cambios necesarios; Europa necesita una legislación obligatoria ya.

Una legislación ambiciosa sobre gobernanza empresarial sostenible basada en la responsabilidad de las empresas será también la piedra angular de un marco financiero sostenible eficaz en la UE y de una transición rápida y justa hacia el carbono cero.

La legislación obligatoria propuesta sobre derechos humanos y debida diligencia en materia de medio ambiente debería incluir:

Un sólido régimen de responsabilidad civil que garantice el acceso a la reparación de los daños, así como un fuerte efecto preventivo, complementado por una sólida aplicación administrativa

Una participación efectiva y segura de las partes interesadas, incluyendo a los defensores de los derechos humanos y del medio ambiente

Alcance suficiente: para cubrir todas las empresas activas en el mercado de la UE, de todos los tamaños y sectores, incluido el sector financiero, y una obligación de cuidado y debida diligencia de las empresas que extienden toda su cadena de valor global

– Requisitos obligatorios que vayan más allá de los ejercicios de marcar casillas y las auditorías, que aborden los modelos empresariales y las prácticas de compra irresponsables, y que estén integrados en estructuras de gobernanza y responsabilidad adecuadas, incluso a nivel de los consejos de administración.

La protección de todos los derechos humanos y las normas medioambientales reconocidas internacionalmente, incluidos los derechos de las mujeres, los trabajadores y los pueblos indígenas, y la obligación de que las empresas reduzcan y rindan cuentas de sus impactos sobre el cambio climático.

Nosotros, los abajo firmantes, pedimos a la Presidenta Ursula von der Leyen y a la Comisión Europea que garanticen que este retraso tan preocupante se utilice para lograr un impacto positivo: para garantizar que la propuesta establezca un estándar de atención ambicioso y exija al mayor número posible de empresas que lo alcancen, a la vez que mejore el acceso a la justicia y la reparación para los afectados por los abusos de las empresas. La medida clave del éxito son las mejoras tangibles para los trabajadores y las comunidades. No hay tiempo que perder.

Firmado:

Jasmine O’Connor, Chief Executive Officer, Anti-Slavery International

Phil Bloomer, Executive Director, Business & Human Rights Resource Centre (BHRRC)

Josianne Gauthier, Secretary General, CIDSE

Cecile Riou, Interim Secretary General, Commission Nationale Consultative des Droits de l’Homme (CNCDH – France)

Gilbert Pregno, President, Commission consultative des Droits de l’Homme du Grand-Duché de Luxembourg

Elin Wrzoncki, Department Director, Human Rights and Business, The Danish Institute for Human Rights

Wolfgang Kaleck, General Secretary, European Center for Constitutional and Human Rights (ECCHR)

Claudia Saller, Director General, European Coalition for Corporate Justice (ECCJ)

Filip Gregor, Head of Responsible Companies Section, Frank Bold

Maria Isabel Cubides Sanchez, Head of Globalization and Human Rights Desk ad interim, International Federation for Human Rights (FIDH)

Peter Paul van de Wijs, Chief External Affairs Officer, Global Reporting Initiative (GRI)

Mike Davis, Chief Executive Officer, Global Witness

Joan Carling, Executive Director, Indigenous Peoples Rights International (IPRI)

Phil Lynch, Executive Director, International Service for Human Rights (ISHR)

Sharan Burrow, General Secretary, International Trade Union Confederation (ITUC)

Alejandra Ancheita, Founder and Executive Director, Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ProDESC)

Arockiam Aloysius, Founder and Managing Director, SAVE India

Sandra Cossart, Executive Director, Sherpa

Audrey Gaughran, Executive Director, Center for Research on Multinational Corporations (SOMO)

Mary Robinson, Adjunct Professor for Climate Justice, Trinity College Dublin; Chair of The Elders; Former High Commissioner for Human Rights; Former President of Ireland

Ruslan Myatiev, Founder and Director, Turkmen.news

No Comments

Post A Comment