Comunicado de la Red Nacional de Trabajadoras del Hogar. Mujeres Organizadas en Lucha.

 

Nosotras también hacemos historia

Trabajadoras del hogar organizadas en defensa de nuestros derechos

En los últimos años hemos atestiguado avances legislativos y de política pública en relación con los derechos de las trabajadoras del hogar. En el año 2011, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) aprobó el Convenio 189 sobre el Trabajo Decente para los trabajadores y trabajadoras domésticas, el cual falta de ser ratificado por el Senado mexicano. El 5 de diciembre de 2018, la Suprema Corte de Justicia de la Nación falló por la inconstitucionalidad de los artículos que establecen el régimen voluntario de seguridad social para este sector y ordenó la implementación de un programa piloto para su afiliación obligatoria. Por último, el pasado 20 de marzo la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado aprobó una reforma a la Ley Federal del Trabajo que establece la obligación de otorgar prestaciones a las trabajadoras del hogar, como vacaciones, prima vacacional, aguinaldo y seguridad social, entre otras. La reforma se encuentra actualmente en el pleno del Senado.

Estos avances no habrían sido posibles sin la lucha que por más de 30 años diferentes generaciones de trabajadoras del hogar organizadas hemos dado para exigir el pleno ejercicio de nuestros derechos humanos laborales. Nuestros procesos organizativos se han traducido en importantes articulaciones nacionales, como es el caso de la Red Nacional de Trabajadoras del Hogar (RNTH), que se fundó en el año 2007, con organizaciones de cinco estados del país. Además, surgió el primer Sindicato Nacional de Trabajadoras del Hogar (SINACTRAHO) en el año 2015.

Durante sexenios, las trabajadoras del hogar no hemos sido escuchadas ni consideradas sujetas políticas. Nuestro trabajo ha sido desvalorizado, normalizado y naturalizado como tareas de mujeres. Se nos ha insultado, agredido y violentado por una sociedad que no reconoce el aporte de nuestro trabajo a la economía nacional y a la reproducción de miles de familias. Como mujeres somos ejecutoras directas del trabajo de cuidados y asistencia, tanto en nuestras propias familias, como en las familias que nos emplean. Nuestro trabajo es una transferencia en términos económicos y de valor social que libera al Estado de su papel como procurador de bienestar y servicios.

En el marco del 30 de marzo, Día Internacional de la Trabajadora del Hogar, las trabajadoras del hogar organizadas en la Red Nacional de Trabajadoras del Hogar:

  1. Demandamos al gobierno de la Cuarta Transformación que reconozca nuestro carácter de mujeres trabajadoras y le exhortamos a que retome como prioridad el impulso a la ratificación del Convenio 189 y la Recomendación 201 de la OIT.

  2. Exigimos que el Programa Piloto de Seguridad Social para Trabajadoras del Hogar, considere los contextos de los estados, así como las condiciones sociales, culturales y de género para el diseño de un modelo de Seguridad Social que responda a las necesidades del sector. Consideramos prioritario que las trabajadoras organizadas de los estados participemos en dicho programa piloto, pues somos quiénes conocemos de primera mano las condiciones del sector, que no son heterogéneas.

  3. En ese mismo contexto, demandamos que la Ley del Seguro Social considere la inclusión obligatoria para que se garantice el acceso a todas las prestaciones, incluyendo las guarderías e INFONAVIT pues, la mayoría del sector de trabajadoras del hogar se compone de mujeres jefas de familia.

  4. Requerimos y solicitamos a la Comisión Nacional de Salarios Mínimos que fije un salario mínimo profesional para las trabajadoras del hogar, que considere las distintas actividades que componen nuestro trabajo, para así favorecer la especialización del trabajo doméstico remunerado.

  5. Exigimos la implementación de un mecanismo de inspección laboral que respete la inviolabilidad de la privacidad de los hogares pero que, sin embargo, sean también considerados centros de trabajo que deben ser regulados. Asimismo, se debe contar con un sistema de sanciones en caso de incumplimiento de la ley.

  6. Denunciamos la ausencia de programas y políticas públicas que atiendan las necesidades inmediatas de los casos de acoso, abuso sexual y violencia laboral en contra de las mujeres trabajadoras en general y, en particular, de las trabajadoras del hogar.

    Las trabajadoras del hogar somos mujeres que garantizan trabajos de limpieza y cuidados que permiten la reproducción social, por lo cual exigimos salarios dignos, condiciones salubres y decentes para el ejercicio de nuestro trabajo, así como todos los derechos humanos laborales que amparan a la población trabajadora. Las trabajadoras del hogar no somos personajes de película, no queremos ser consideradas “como de la familia”, sino como mujeres trabajadoras organizadas por la defensa de nuestros derechos. Hoy más que nunca hacemos historia.

     

    Red Nacional de Trabajadoras del Hogar

    Centro de Apoyo a la Trabajadora Doméstica CATDA A.C.

    Red de Mujeres Empleadas del Hogar de Guerrero

    Colectivo de Empleadas Domésticas de los Altos de Chiapas CEDACH

    Parvada Estrategias Comunitarias A.C.

    Contacto:
    Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 
 
Submit to FacebookSubmit to Twitter

Boletín ProDESC

Facebook de ProDESC